Resumen de Ainulindalë

El día 24 de enero nos reunimos una decena de personas para comenzar una nueva actividad en el smial de la Ciénaga: la lectura comentada de El Silmarillion. En esta primera reunión leímos en voz alta, por turnos, el primer capítulo (el Ainulindalë, o “La música de los Ainur”) y fuimos discutiendo sobre los aspectos de él que más nos llamaban la atención.
Si no podéis/queréis leer el capítulo el genial Pepe Mediavilla (Doblador de Gandalf) lo leyó para su canal de youtube

El tema sobre el que más tiempo discutimos, y que ya venía de una reunión anterior, fue sobre quién fue realmente el “autor” de la música que creó el mundo: ¿los propios Ainur, o Eru? Hubo bastante discusión sobre el sentido de la palabra “autor”: una cosa es quien compone una melodía, otra quien prepara los arreglos (instrumentación, etc) y otra quien la ejecuta. No quedó claro si Eru “compuso” las melodías o si sólo las “inspiró”. Sí parecía que en algunas partes (el segundo y tercer tema) su implicación fue más directa, pues en ellos había cosas en que los Ainur no habían pensado. Contamos con la presencia de expertos y estudiosos e incluso tuvimos un músico profesional que enriqueció muchísimo el debate. De todos modos fue una conversación interesante. Entre las citas que más discusiones despertaron estuvieron

Entonces les dijo Ilúvatar: del tema que os he comunicado, quiero que hagais, juntos y en armonia, una Gran Musica […]. pero yo me sentaré y escucharé, y será de mi agrado que por medio de vosotros una gran belleza despierte en canción.

Y por supuesto

Y sucedió que Ilúvatar convocó a todos los Ainur, y les comunicó un tema poderoso[…]
Entonces les dijo Ilúvatar:
Del tema que os he comunicado[…]
Entonces las voces de los Ainur, como de arpas y laúdes, pífinos y trompetas, violas y órganos, y como de coros incontables que cantan con palabras, empezaron a convertir el tema de Ilúvatar en una gran música[…]

Se habló también sobre Melkor y sus motivaciones: si su “pecado” fue simplemente el de querer ser original y crear algo propio, o si lo que ansiaba no era tanto crear por crear sino poder gobernar sobre lo creado. Apoyaba la primera interpretación la cita de que la desnudez del Vacío “lo impacientaba”; pero a favor de la segunda está el párrafo que dice “lo que en verdad deseaba era someter tanto a Elfos como a Hombres, pues envidiaba los dones que Ilúvatar les había prometido; y él mismo deseaba tener súbditos y sirvientes, y ser llamado Señor, y gobernar otras voluntades”.

Otra interesante discusión fue sobre el Destino (el “Plan de Eru”): si todo estaba previsto desde el inicio por Eru, y si el Mal, como dice el texto, no era sino el instrumento para fines aún más sublimes (como dice Eru, “una parte del todo y tributarios de su gloria”). Había alguna complicación en esta conclusión: ¿si todo está en el plan de Eru, por qué éste se enfada al tener que cambiar la Música? (“era terrible mirarle a la cara”, como se dice cuando comienza el Tercer Tema).

Aquí entró a coalición el tema de las similitudes entre la obra de Tolkien y la Biblia con Eru como Dios y Melkor como Lucifer. Aunque sabíamos que el profesor había incidido en que no había relación entre su obra y el tema religioso católico, sí que acordamos que podría verse cierta influencia que el autor dejó en el libro aunque no fuese consciente.

Y otro tema en el que hubo opiniones contrapuestas fue el del sexo de los Valar. Estas figuras “angélicas” son reconocidas como masculinas o femeninas, y se explica que  “esa diferencia de temperamento la tenían desde el principio, y se encarna en la elección de cada uno,. no porque la elección haga de ellos varones o mujeres, sino como el vestido entre nosotros, que puede mostrar al varón o a la mujer pero no los hace”. Parecería que aquí se está sosteniendo que hay “algo” en la propia esencia de cada Vala/Valië que lo hace masculino o femenino. Pero esto parece impropio de series “angélicos”, que además pueden cambiar de forma a voluntad; hubo voces que defendieron que esta “identidad sexual” era más bien opcional o accesoria en ellos. Quizás en la próxima reunión (donde trataremos el “Valaquenta”, o “La historia de los Valar”) se pueda profundizar más.

Hablamos de muchas cosas más, claro: fue una discusión interesantísima, enriquecida, además, con la participación de varios invitados de fuera del smial. ¡Animaos a la próxima el domingo 28 de Enero!

De momento dejaremos unos cuantos mapas recopilados por Hirilorn

Beleriand con respecto al aspecto de Tierra Media que vemos en ESDLA

Beleriand con respecto al aspecto de Tierra Media que vemos en ESDLA

Además os dejamos este vídeo-resumen del Silmarillion

Próxima reunión: Valaquenta (Es recomendable tenerlo leído pero no imprescindible).

Fecha: Domingo 28 de Febrero

Hora: 17 horas

Lugar: Beer Station

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s